Floración

Es imprescindible que los ejemplares que van a sembrar o plantar en el jardín sean de calidad y disfruten de buena salud. Si contando con estas características no producen una floración tan abundante y duradera como desea, tendrá que proporcionarles una serie de sencillos cuidados adicionales, que seguro darán su fruto.
Seleccione para plantarlos el lugar más soleado del jardín, sin que la sombra de ningún árbol impida su rápido y vigoroso crecimiento. Labre el suelo convenientemente, eliminando todas las malas hierbas y piedras, y oxigenando la tierra. Es imprescindible que abone el suelo adecuadamente, teniendo en cuenta que no todas las especies requieren el mismo abono ni la misma cantidad. Recuerde que en el mercado existen abonos específicos que favorecen la floración de ciertas especies, como puede ser el caso de los geranios. El riego resulta de vital importancia, sobre todo en el período más caluroso del verano. Realícelo evitando mojar las hojas en las horas de máxima insolación, ya que las diminutas gotas depositadas podrían potenciar los efectos de los rayos solares, actuando a modo de lentes de aumento, llegando incluso a quemarlas.

Época de la Floración

Contando todas las plantas que tienen relación con el jardín, puede decirse que durante todo el año es posible disfrutar del color y olor de las flores, aunque existe una excepción en regiones donde el clima varía considerablemente con el cambio de estación. En estos lugares, para muchas especies la duración del día es determinante, a fin de que las flores aparezcan, por cuyo motivo, cuando los días comienzan a alargarse, una vez terminado el invierno, es posible ver de forma escalonada como las plantas florecen. Distribuya la plantación de las especies desde el final del invierno hasta el comienzo del otoño.
La mayoría de las plantas que pertenecen a las bulbosas son las primeras en florecer haciéndolo, generalmente, al final del invierno si el clima es caluroso, como sucede con los tulipanes, jacintos, etc., aunque en otras oportunidades puede retrasarse su floración plantándolos más tarde.
Con la entrada de la primavera le siguen gran cantidad de arbustos y árboles, y entre otros las glicinias, los rosales, las mimosas y los lilos.
Cuando la primavera está en todo su apogeo, comienzan a dar flores los pensamientos, las petunias y las celosías, en representación de otras muchas plantas anuales.
Una vez entrado el verano, el gran grupo de las vivaces tiene su turno, como las alquemilas, altramuces, don Diego de noche y las malvas reales, manteniéndose algunas todo el período estival.

Flores Secas

Dependiendo del uso que quiera dar a las flores secas, dispone de dos sistemas para efectuar el secado. El más común es el empleado en la fabricación de cuadros, donde la finalidad es que queden lo más aplanadas posible.
En tiendas especializadas, encontrará prensas de madera al efecto pero, por su sencillez, existe la posibilidad de que pueda fabricarla si así lo desea. Emplee dos planchas de madera de unos 15 mm de grosor, con una superficie de al menos 20 x 40 cm, unidas en paralelo y por los extremos con dos gruesos tornillos de unos 20 cm de longitud, que cierren con palomillas. Introduzca cada flor entre dos láminas de papel secante, protegidas por un trozo de tela para que no se peguen al papel. Es aconsejable que descubra diariamente la prensa a fin de evitar que la humedad pudra los ejemplares. Si las telas y el papel secante estuviesen muy húmedos, sustitúyalos por otros secos.
Si por el contrario lo que desea es secar las flores, manteniendo su aspecto natural, los pasos son algo más delicados. Recolecte las flores cuando aún sean jóvenes, de forma que impida la posible pérdida de pétalos. Una vez seleccionado los ejemplares, agrúpelos por especies en ramilletes no muy apretados e introdúzcalos en un jarrón con agua tibia, a la que habrá añadido una pequeña cantidad de glicerina. Transcurridos unos minutos, puede situar boca abajo los ramos y colgarlos en un tendedero, sujetos por el extremo de los tallos. Pasadas unas semanas, las flores estarán perfectamente secas.